No son errores, no son excesos

Lo lanzaron. Así, como al pasar. Y quedó como un exabrupto personal de un funcionario. Hacia él se dirigieron las miradas, las quejas y las protestas.  

 

Pero no se trató jamás de un impulso emocional del siempre sushi Darío Lopérfido. Es una decisión política de quienes hoy conducen el Estado. Porque es el Estado Nacional quien hoy nos dice a través de la muestra Tecnópolis que los desaparecidos no son 30000 sino 8960. 

Parte de la misma política nacional es que el Poder Judicial, en tandem y a tono con el nuevo clima, está brindando prisión domiciliaria a las genocidas. 

Página/12 - Otro represor se va a la casa

Clarín - Otorgaron prisión domiciliaria a militares

Lo dijo el Presidente Mauricio Macri como si se tratara de una opinión en el contexto de una charla con un periodista. 

La Nación - Macri desde la pelea interna hasta Tinelli

Pero no es una incorrección presidencial, ni un desatino del jefe de Estado. Hay un plan. Y, como en todo, están creando el clima para llevarlo adelante. El diario La Nación ya esboza el escenario, uno que podría resumirse en pocas palabras: Adios derechos, hola flexibilización. 

La Nación - Un cambio indispensable en las relaciones laborales

Aquí hay un plan y parte de él es la creación de distracciones para que no lo podamos ver. 

Mariana Moyano