Claro que queremos flan

Por El Gurí Salado

Tengo una bronca… una bronca que no puedo más. Y lo último que hago cuando estoy así es escribir, porque se te va toda la sangre a las letras… pero por más que quiera no puedo alejarme de la hoja en blanco.

CLARO que queremos flan. Queremos flan y nos encanta dar flanes. Y tenemos bien claro que hay cosas más prioritarias que el flan, pero ¿sabés que pasa? El versito ese de que “hay que hacer las cosas de a una y en su tiempo” hace que la mayoría no coma flan en su puta vida. Y el flan es flan, pero también son los hoteles sindicales, los campeonatos Evita, los feriados por San Perón y el Fútbol para todos. Porque el peronismo es que no comas flan vos sólo. Que no cuentes con una mezcla de admiración y respeto que el Gerente un día te tiró un hueso y pudiste comer flan en Miami. El peronismo es que todos…vos, yo, el barrendero y la empleada doméstica se puedan comer un flan de vez en cuando. Y no me corrás con que faltan cloacas. La puta madre que bien lo sé y nos duele. Pero las cloacas de todo el país no se hicieron nunca cuando llegaron ellos y pusieron el flan a precios prohibitivos. Así que dejemos de borrar nuestro legado y pensemos que pasó para que nos avergoncemos así de quienes somos.

images.jpg

Porque, hermano, nos pasamos años hablando de la batalla cultural, pensando que significaba putear a Clarín y decir que Macri era la dictadura y en el medio nos robaron tres bases peronistas que tuvimos desde siempre.

Primero, nos robaron el marketing y las frases hechas. Nos ENCANTA decir que el PRO es marketing. Hablamos día y noche de Durán Barba y de los globos. De las frases que no dicen nada como “Vamos a vivir mejor” o “Si, se puede”. Y les contestamos con discursos sesudos que explican el mundo entero y las veinte galaxias cercanas. ¡EL MARKETING ERA NUESTRO! ¿O acaso poner una V con una P encima no es Marketing? ¿Decir “Patria sí, colonia no” acaso no es slogan? ¿Braden o Perón? ¿Las 20 verdades? Todas genialidades del marketing electoral. Pero noooo, claro. Mejor poner una publicación de 40.000 palabras y quejarnos de que nadie lee y buscan los globos. ¿QUÉ SOMOS? ¿TROSKOS? No, viejo, no. PE RO NIS TAS. Los de “Donde hay una necesidad nace un derecho”, los de “Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”.

Pero no alcanzó con el marketing. ¡También les regalamos el storytelling! ¿Ahora resulta que no se puede militar casa por casa? Yo no lo puedo creer, pero cuando les decís a unos pibes “vamos a recorrer el barrio” te dicen “el Timbreo es re PRO”. ¿TIMBREO? Pero la conche de su bien inclusive sadre… HACE MÁS DE 70 AÑOS QUE RECORREMOS CASA POR CASA. No tocábamos timbre porque nos conocían desde siempre. No necesitábamos armar el recorrido. Nos bancábamos las puteadas y los abrazos. Nos refugiábamos en las resistencias. No necesitábamos inventar Cachos y Marías. PORQUE CACHO ERA PERONISTA Y NOS ENORGULLECÍAMOS DE ÉL. Pero nooooo, ahora cuidadito porque “timbrear” y “contar los logros de los vecinos” es de Cambiemos. Pero déjame que me ría un poco. O mejor, ¡mucho! ¿Acaso no podemos hablar de meritocracia cuando el hijo de Cacho fue el primero de su familia que llegó a la universidad gracias a la UNAJ? ¿Acaso no podemos contar la historia de la piba trans que no labura de yiro gracias a que aprendió a programar con el Conectar igualdad y tiene DNI femenino gracias a nosotros?

Y te digo más. No lo perdimos porque nos lo sacaron. No fue que nos pelearon ese espacio y ganaron en buena ley. ¡¿CÓMO NOS VAN A GANAR ESE ESPACIO SI TIENEN UN CAGAZO BÁRBARO Y NADIE LOS QUIERE?! Ellos tienen que inventar un romance con algún vecino perdido cuando adentro de las casas en cuadros colgados y en la piel tatuada estamos nosotros. ¿Conocés a alguien que se tatúe un Frigerio? ¿Un Frondizi? ¿Un Alvear? ¿Un Macri? Porque Perón, Evita y Néstor me cansé de ver, ¿eh? No perdimos porque se desenamoraron de nosotros. Lo perdimos porque NOS DABA VERGÜENZA QUE NOS LLAMEN CLIENTELISTAS.

Y es culpa NUESTRA. NUES TRA. Todo esa pirueta frepasista que hicimos que nos hizo renegar de la rama femenina de Evita, de las manzaneras, de las punteras de barrio. “Noooo, no hay que darles el pescado… hay que darles la caña de pescar y enseñarles…” FREPASISMO DE PALERMO RÚCULA QUE NOS COMIMOS DE CABO A RABO. Sí, claro. Enseñemos a pescar. ¿Y si no quieren? ¿Y si cuesta? ¿Mientras qué hacemos? Claro que son clientes. Y son clientes nuestros porque ELLOS nunca los van a tener de clientes. Ellos tienen de cliente a los bancos de inversión, nunca aceptarían al pueblo de cliente. Es nuestro cliente y nos convencieron de que no los atendiéramos porque quedaba mal.

Y hablo del FREPASO, no por Chacho o la impresentable de la Bruja. Hablo de esa estética y ética de la Fede, esa idea de “el peronismo tiene buenas ideas pero hay que hacerlo presentable”. Esa superioridad moral de muchos de nosotros de creer que los sindicalistas eran brutos o los punteros incorregibles y que todo se resolvía desde los medios y la cultura.

Y no me hagas hablar de la cultura.

O SÍ, HABLEMOS UN RATITO QUE NO PUEDO MÁS DE LO IDIOTA QUE FUIMOS.

La otra vez con unos compañeros que están bien unidos y organizados salió -OTRA VEZ- el tema de los slogans vacíos, los globos y cómo LACORPOREPITETODOELDIAFRASESVACIAS y me dijeron “es que nosotros armamos toda una plataforma con Cristina y ellos vienen con Bullrich y la pelotudez esa de ¨la revolución de la alegría¨ y te ganan las elecciones”. AH, NOOOO, AHÍ SI ME QUERÍA CORTAR LAS VENAS CON UN CUADRO DE DANIEL SANTORO. ¿Nos dimos cuenta de esa? ¿Cuándo fue? ´¿CUÁNDO MIERDA RESIGNAMOS LA ALEGRÍA Y SE LA DIMOS A ELLOS?

images (2).jpg

 

La alegría somos nosotros. La alegría la traemos nosotros. ¿Hablábamos de marketing y frases hechas? Creo que la más linda de todas es la que dice “los días más felices fueron, son y serán peronistas”. Repetila conmigo a ver qué carajo sentís en el pecho al decirla: LOS DÍAS MÁS FELICES FUERON, SON Y SERÁN PERONISTAS. ¿Ves? ¿Ves eso que se siente? ¿Se te fue un poco la vergüencita? Repetilo, dale. FUERON SON Y SERAN PERONISTAS. ¿Querés flan? ¡Te damos flan! Con muuuuuucha crema y dulce. Lleeeeeeno de crema y dulce que el colesterol y la diabetes marquen arriba del riesgo país. PORQUE EL NEGOCIO DEL PERONISMO ES EL NEGOCIO DE LA FELICIDAD DEL PUEBLO.

La fiesta. La fiesta es SIEMPRE nuestra. ¿Vieron que estos cachivaches vienen con cara adusta y dicen “hay que pagar la fiesta populista”? ¿Y a esos les regalamos la alegría? Mirá que somos boludos, ¿eh? ES BIEN DE PC ESO DE REGALAR LA FIESTA. Si, PC. Del comunismo que hacía “encuentros” y escuchaban a Silvio mientras cantaban ‘aprendimos a quererte’” mientras que nosotros poníamos cumbia y damajuana con los bombos de fondo. A todos esos los tuvimos cantando la marcha y vivando a Cristina y aplaudo eso. Acá nadie corre a nadie con el peronómetro ni caza brujas en la pecera. ¡PERO LA ALEGRÍA NO ME LA SAQUES! En el poder o en la resistencia la fiesta y la alegría del pueblo fue siempre peronista. Y cuando nos quisieron decir “no festejemos el mundial porque gana la dictadura” de un lado quedamos los peronistas y del otro lado los otros. Está todo bien con Fidel y con el Che, pero SIEMPRE CON ESE GESTO SERIO COMO SI TUVIESEN UN PALO EN EL ORTO. Dame a Cienfuegos que se emborrachaba con el pueblo y era bien peroncho…

“Había que acabar con la fiesta de los subsidios”, dicen y nosotros medio que nos callamos porque sabemos que no se pagaba un carajo de gas y luz. ¡Lo que no decimos es que la fiesta no terminó! Sólo se mudó de La Matanza al Vip de Pachá. Y que los que pagamos ahora somos todos los pelotudos que decimos “bueno, pero la verdad que la cagamos con la corrupción, ¿eh?”

Basta con eso. BASTA. Basta de refutar bolsos, cuadernos y PBIes enterrados. Todos sabemos que eso pasó, pasa y pasará. Todos sabemos que con dos puntos de tasas de las LEBACS que se muevan, se fugan más millones que los que entran en todas las bóvedas del país. Todos sabemos que de Macri para abajo son todos corruptos y los que no lo son, son peor aún como “Videla el honesto”. La diferencia pasa por nuestra desprolijidad. Porque una serie de cuarenta offshores como mamushkas escondiendo al dueño de transferencias entre doce países es inentendible para cualquiera y un cuadernillo a mano con bolsos llenos de dólares lo entiende hasta un nene de jardín.

Y sí, SOMOS DESPROLIJOS. Tenemos dirigentes sindicales, políticos y sociales que se llevaron más que un vuelto y la mierda es doble porque nadie se escandaliza si un Quintana o un Aranguren se hacen más ricos, pero si cualquier sindicalista tiene una mansión se vuelven locos. Pero ojo, ¿eh? Que esta ya la vimos. La vimos en el 55 y la vimos en el 76. Incluso en el 99 movida por muchos de nosotros. La comisión contra la corrupción peronista ya existió. Ya expropiaron bienes, ya persiguieron dirigentes y ya encarcelaron figurones, ¿eh? Un poco de historia no viene mal. Ojo que si lo que te preocupa es que somos impresentables, date cuenta que los presentables lo que quieren es que ni vos, ni yo ni el 80% del pueblo coman flan nunca, ¿eh? Por eso admiran a Chile, a Colombia y a cualquier país del continente en donde el índice GINI no te deja comer un flan ni en tu cumpleaños.

Además regalar la alegría ¡¿a éstos?! ¡Si son más amargos que la mierda seca! Lo único que hacen es condenar al populismo, decir que lo peor ya pasó pero que lo que sigue es peor por culpa nuestra y ñañaña. ODIAN que haya fiesta de todos.

¿Te acordás la primera de Cristina? Veníamos bien y ¡zas! “El Campo”. Y la 125 perdida. Y verlos como perros cebados. Y la derrota del 2009 bien calzada. ¿Cuándo la dimos vuelta? ¿Cuándo sentiste que se podía? Acordate que decíamos “no se llega al 40%” y Clarín tapa tras tapa tirando mierda y mostrando encuestas que creíamos. Yo te voy a recordar cuándo sentimos que era nuestra. O al menos cuando lo sentí yo: Cuando caminé por la 9 de Julio con cinco millones de argentinos festejando el bicentenario. “No se puede perder si hay esta fiesta” es lo que pensé. Y la gente (porque idiotas como el Muñeco Ibarra nos acostumbraron a no decir más “el pueblo”) festejaba porque no tenía ganas de vivir angustiada y para el culo. Desde el 2011 no hicimos otra cosa que amargarnos y amargar sin parar. Obsesionarnos con Clarín cuando Clarín CON TODO SU PODER DE FUEGO SE COMIÓ UN 54 a 12 MEMORABLE en las elecciones. Eso sí que lo entendió bien Durán Barba: Clarín es un gigante si crees en él. Es el Mago de Oz: un petiso que les hace creer a todos que es enorme. Néstor le dijo “Pegame con todo lo que tengas”. Y 54,3% . Así que cortémosla con buscar responsables afuera. No fue Clarín, no fue Macri y no fue magia: REGALAMOS LAS FRASES SINTETICAS Y GENIALES, REGALAMOS EL CLIENTELISMO Y LA MILITANCIA CASA POR CASA y LO PEOR DE LO PEOR, REGALAMOS LA ALEGRÍA.

Así que cuando el próximo pelotudo al que no le alcanza para cargar la SUBE mientras tiene que ver el fútbol desde la ventana de un bar y no come carne desde hace una semana te diga “JO JO JO QUÉ GRANDE EL GORDO CASERO QUEREMO’ FLAN QUEREMO’ FLAN” miralo a los ojos y sin gritarle, con una sonrisa enorme, esa llena de dientes del General, la tierna de Evita, la pícara del Carlos, la chanta del Adolfo o la ladeada de Nestor decile susurrando “Muchísimo flan… y una copa de sidra para festejar que vuelve la fiesta”.

 

Mariana Moyano