Por María Pía López

Por María Pía López

Quiero los días de sol, la luz tardía en el verano, la luz al mediodía en el invierno; la gente que crea, trabaja, imagina, milita, ama, con alegre dádiva y con respirada libertad. Quiero a un hombre con el que armamos una vida en común hace varias décadas y a una pequeña familia con la que tenemos lazos de sangre y a una amplia red de amigas y amigos cuya complicidad es la casa más hospitalaria. Quiero los libros y, en especial, las palabras. Detenerme a escuchar su música y jugar con significados y significantes. Quiero la escritura aunque soy consumidora placentera de otras artes. Quiero la memoria de mis muertos y la de felicidad de lo que hicimos.  Odio lo que produce miedo, lo que genera poder sobre el terror de otros, la banalidad y los banales, lo que menoscaba la igualdad y la desconocen. Odio la necedad, especialmente cuando la reconozco en mí. Odio la potencia de esas razones para colarse en nuestras vidas o nuestras acciones. 

Mariana Moyano